Comisión de Alto Nivel Anticorrupción y GIZ presentan Manual de Buenas Prácticas Éticas en la Función Pública

6J9R9525

• Se trata de una guía para funcionarios y servidores del Estado que recoge los principios, deberes y prohibiciones del Código de Ética de la Función Pública.

La Comisión de Alto Nivel Anticorrupción (CAN) presentó el Manual ‘Principios, Deberes y Prohibiciones Éticas en la Función Pública’, una guía para funcionarios y servidores del Estado, elaborado con el apoyo de la Cooperación Alemana – GIZ, que recoge los alcances y contenidos del Código de Ética de la Función Pública, aprobado en el año 2002.

El manual fue presentado por el fiscal de la Nación y presidente de la CAN Anticorrupción, Pablo Sánchez Velarde, y el director del Programa Reforma del Estado orientada a la ciudadanía (Buena Gobernanza) de GIZ, Hartmut Paulsen, quienes expresaron que, a través del cumplimiento de este documento, se busca promover la generación de confianza y credibilidad en la comunidad sobre la función pública y en quienes la ejercen.

El objetivo de este manual es ser un instrumento de apoyo para la comprensión y mejor aplicación del Código de Ética de la Función Pública, el cual contiene ocho principios, seis deberes y cinco prohibiciones de innegable base moral dirigidos a los profesionales que laboran en las entidades públicas, así como a la sociedad con el fin de tener mayores y mejores elementos en la vigilancia y control social de la función pública.

El Manual establece como principios éticos del empleado público valores como el respeto, la probidad, la eficiencia, la idoneidad, la veracidad, la lealtad y obediencia, la justicia y la equidad, y la lealtad al Estado de Derecho.

Entre los deberes figuran la neutralidad, la transparencia, la discreción, el ejercicio adecuado del cargo, el uso adecuado de los bienes del Estado y la responsabilidad. Asimismo, se han establecido como prohibiciones éticas el mantener intereses en conflicto, obtener ventajas indebidas, realizar actividades de proselitismo político, hacer mal uso de información privilegiada y ejercer presión, amenaza y/o acoso.

La Comisión de Alto Nivel Anticorrupción aspira a que estos principios sean el estándar ético común exigible a cada empleado del Estado y sea considerado como una guía para el desempeño cotidiano de los servidores en aras de alcanzar la conducta honesta que la ciudadanía espera de quienes ejercen el poder público.

Puede descargar el Manual ‘Principios, Deberes y Prohibiciones Éticas en la Función Pública’ aquí

 

Lima, 11 de febrero del 2016
Comisión de Alto Nivel Anticorrupción – CAN