Declaración Jurada de Intereses

 

Una de las principales herramientas que da contenido a las políticas de cumplimiento que conforman el modelo de integridad peruano está relacionada con la necesidad de evitar conflictos de interés en el ejercicio de la función pública.

Un conflicto de esta naturaleza surge cuando un interés particular (comercial, familiar, institucional, partidario o económico) pone en riesgo la objetividad y la correcta actuación de un funcionario o servidor público. Los actos de corrupción y las prácticas cuestionables contrarias a la ética suponen que lo primero se imponga frente a lo segundo.

Una herramienta preventiva

La Declaración Jurada de Intereses desarrollada por la Secretaría de Integridad Pública de la Presidencia del Consejo de Ministros se constituye como una herramienta preventiva para detectar y/o evitar oportunamente que los conflictos de interés deriven en actos de corrupción o en prácticas indebidas, particularmente en la actuación de los funcionarios con capacidad de decisión, manejo de recursos y bienes públicos.

Por definición, toda persona que ejerza la función pública está obligada a actuar con probidad, neutralidad y transparencia.

La meta: alcanzar a todo el aparato público

Luego de diversos avances normativos y en consonancia con las recomendaciones efectuadas por la Comisión Presidencial de Integridad y distintos organismos internacionales, en agosto de 2018, el gobierno hizo obligatoria la Declaración Jurada de Intereses para los principales funcionarios del ejecutivo.

A la fecha, más de 14 000 declaraciones han sido presentadas por funcionarios de las diversas instituciones que componen el poder ejecutivo. La información está a disposición de la ciudadanía, a través de los portales de transparencia estándar de cada entidad pública y el Portal PIDE https://dji.pide.gob.pe/

Pero esta disposición aún no alcanza a todo el aparato público. En tanto se determine una solución que viabilice legalmente la obligación, se viene impulsando la adopción de la Declaración Jurada de Intereses en diversas instituciones y niveles de gobierno.

El primer componente del modelo de integridad pública es el compromiso de la Alta Dirección. Aquellas entidades que dispongan la implementación de la Declaración Jurada de Intereses harán explícito ese compromiso. Allí tienen un primer reto.

¿Qué información se debe declarar? (Hacer recuadro)

• Información sobre empresas, sociedades u otras entidades en la que posean participación patrimonial.

• Participación en directorios y consejos consultivos, empleos, asesorías o consultorías previas en el sector público o privado.

• Participación en organizaciones privadas (partidos políticos)

• Relación de familiares cercanos (cónyuge, padres, hijos y hermanos) incluyendo sus actividades y ocupaciones actuales.

Herramientas de búsqueda