Urresti: «La corrupción policial es fuerte, pero se puede manejar siendo implacables»

El ministro del Interior considera inncesario gastar S/. 28 millones al mes para la eliminación del sistema 24×24

[doptg id=»50″]
(Foto: Archivo El Comercio)

MARIELLA BALBI

Quienes consideran que el ministro del Interior, Daniel Urresti, hace peliculina con las operaciones sorpresa y vistiendo la gorra policial, se equivocan. Él afirma que los subalternos identifican a un líder y eso les da bríos. Realizará compras para el sector bajo la modalidad gobierno a gobierno.

Usted dijo que no será un ministro de escritorio. ¿Esto no lo presenta como Rambo?
El mensaje que quise dar es que debemos pasar a la acción. El trabajo de escritorio es importante. Los delitos tienen diferentes modalidades y se combaten de acuerdo a estas. Las extorsiones no se resuelven en un día. Hay que reforzar la investigación criminal…

Sin ánimo de ‘maletear’… ¿en tres años no se pudo hacer?
Se ha creado una política de seguridad y un plan. Ya tenemos las herramientas, cinco leyes importantes, la reforma de la policía, la adquisición del material logístico. Se ha avanzado un montón.

¿Algo lento?
Con el director de la policía determinamos que debemos reforzar aspectos, lo que se ha ido haciendo en estos años, pero no de manera suficiente. Por eso adoptaremos medidas para reforzar inteligencia e investigación criminal para estos casos que requieren acopio de pruebas. No tenemos la cantidad suficiente de gente especializada. Estamos coordinando para acelerar la promoción de alféreces que tiene cuatro años y medio y colocarla exclusivamente en investigación criminal. Se requiere gente que tenga experiencia. Los pocos que tenemos están por irse. Se requiere un relevo institucional. Durante muchos años la investigación criminal se dejó de lado. Este gobierno la mejoró, recuperando a todos los oficiales de investigación que estaban en diferentes puestos, agrupándolos. Está dando buenos resultados.

¿Cuáles son? La extorsión y el chantaje se incrementan…
Hay resultados importantes, los índices de extorsión han disminuido en el norte. Hay capturas de bandas. La semana pasada capturamos a Los Malditos del Triunfo, compuesta por 40 personas y la más grande de Trujillo. Las empresas están libres de su extorsión. Hemos reforzado esto, queremos más resultados en poco tiempo. Ahora nos permiten usar agentes encubiertos, se están preparando.

¿Considera que Trujillo está más tranquilo?
Por supuesto…

No es lo que vive la gente…
Yo hablo con estadísticas.

¿Tiene papeles para mostrar?
Sí, por supuesto. No quiero enseñar los cuadros todavía porque no quiero ser triunfalista, que se comience a criticar y digan: recién pasa una semana y cree que ya tiene resultados…

Ud. dijo que en una semana de labor ha tenido resultados extraordinarios, textual.
En Lima tenemos el problema de la extorsión, construcción civil e invasores de terrenos. Para para esto último hemos creado una unidad específica.

¿Extraordinario es que el ministro salga a las calles? Le dijeron que es peliculina.
Yo me pongo gorro y casaca de policía no para hacer peliculina sino para que los policías me vean a mí como un policía más. Si no se ha dado cuenta, en esta semana su actitud ha cambiado radicalmente. Piensan que al fin tienen un líder y pueden hacer su trabajo. Se identifican. Tienen más brío y esperanza. Anoche estuvimos con el personal, se siente motivado. Cuándo ha visto al director y a los generales con los policías…

Ni al ministro…
Por eso no es peliculina. Lo normal es que la captura de bandas sea lenta y obedezca a denuncias. Hemos cambiado esto, salimos a buscar a los delincuentes. No para combatir la extorsión. Estas salidas son para combatir los robos callejeros, algo urgente y que fastidia a la gente, estaba en un punto muy alto…

¿Incrementándose?
No. Ya está comenzando a reducirse.

Hasta a Regina Alcóver la asaltaron en un taxi.
He conversado y me he solidarizado con ella. Los delitos son altos en Lima y ya comenzó una curva descendente. Pero para mostrar datos quiero asegurarme de que es una tendencia, esto tomará un mes. Sin embargo quiero mostrarle los cuadros sobre los reportes de las comisarías [los muestra].

A ver, dice: “Tendencia semanal de los delitos de homicidio (incluye sicariato, uso de armas de fuego y violencia sexual), hurto agravado, robo agravado del 1 de enero al 3 de julio”. Es anual y nacional…
Desde febrero la cifra estaba por encima de 500 delitos. Hace tres semanas estaba en 549, hace dos en 519 y en esta última baja a 494 delitos.

¿Es un descenso relevante?
No, aún no dice nada, pero es alentador. No quiero mostrarlos porque todavía no me convence. Pero hay 12 homicidios menos, cuatro delitos de sicariato y nueve asaltos menos que la semana anterior. La fuente son las oficinas de inteligencia del país.

Los resultados excepcionales…
Me refería a que lo hecho en 10 días lo puede comparar con lo que normalmente se hace en varios meses. Es posible que lo actuado haga que baje la delincuencia, tengo un primer indicador. No me hace saltar de alegría. Si sigue bajando y se hace tendencia, recién diré: estamos por el camino correcto…

¿Si no?
Iremos ajustando. Hemos desarticulado cerca de 200 bandas, recuperado más de 400 armas, se ha tenido a una gran cantidad de requisitoriados y detenido muchos delincuentes. Son operaciones a nivel nacional. Con las operaciones diarias, el ingreso a las zonas calientes donde regresan los delincuentes: Barracones etc., se reducirá el delito y dará confianza al ciudadano. También actuaremos en los mercados de reducidores, en Lima los más grandes son 17, pero ahí tenemos un problema…

¿Cuál, que todos van ahí?
Sí, pero no hay flagrancia del delito para el dueño del local ni para el que vende ahí. Estamos haciendo un proyecto de ley. Ayer me he reunido con la Municipalidad de Lima para coordinar, también con los fiscales, para ingresar ahí, no solo a sacar las cosas robadas porque cuando nos vamos los vuelven a llenar. Hay que clausurarlos, tapiarlos, abrirles expedientes, enjuiciarlos. Esta semana habrá operaciones importantes en estos mercados y los cerraremos.

¿Con operaciones sorpresa basta para la delincuencia callejera?
También reforzando la vigilancia policial en aquellos sitios donde están. Tenemos un gran éxito con el grupo Terna, que filma a los delincuentes, hace seguimiento para luego capturarlos. Yo decidí que debíamos salir a las calles porque capturamos a un grupo e inmediatamente salen otros, queremos hacerles la vida imposible. El tránsito es otro punto a atacar, la mayor cantidad de muertes en el Perú es por accidentes de tránsito. La policía tiene que coordinar con la Municipalidad de Lima…

Dijo que la policía se encargaría de quienes tienen más de 50 papeletas, le señalaron que eso le corresponde al Ministerio de Transportes, fue un exceso de entusiasmo…
No, para la prensa uno tiene que hablar hasta el mínimo detalle y cuando uno habla le piden que sea una frase nomás. Cuando hay un accidente y el vehículo tiene papeletas la prensa dice: qué hace la policía. El policía detiene, debe llevar al depósito y no hay depósitos en Lima. Los coloca alrededor de las comisarías, hay 948 vehículos, están rodeadas. Ya no es un ambiente amigable. Estamos buscando terrenos para mover los vehículos. Espero que la próxima semana tengamos las comisarías limpias. En el tránsito hay que recuperar el principio de autoridad. No soy de los que piensan que hay que planificar y nos reunimos la siguiente semana, en diciembre terminamos de hacer una matriz. Para mí las cosas tienen que entrar en acción al mismo tiempo…

¿Esto será lo que distinga a su gestión?
Yo estuve en Gestión de Riesgos al inicio del gobierno, con el ministro [Óscar] Valdés y tuve que coordinar. Igual cuando trabajé en la oficina para la minería ilegal. La tónica para el ministerio será: se identifica el problema, busco la mejor solución y la aplico de inmediato. Las correcciones se hacen en el camino. Si contrato una asesoría, me reúno una vez a la semana para ver las acciones, pasan seis meses y no hemos hecho nada.

El ex ministro Walter Albán dijo que comprarían el 24×24 a 34 mil policías el 1 de julio. ¿Le interesa este tema?
Si tuviese la certeza de que al día siguiente de eliminar el 24×24 a 34 mil policías baja la delincuencia, estaría 100% en este tema. Pero así no funcionan las cosas. Más que muchos policías con dedicación exclusiva, necesitamos gente motivada que realmente quiera trabajar. Se está conversando con el equipo del Ministerio de Economía, tiene preguntas muy válidas.

¿Cuáles son?
Vamos a hacer una inversión supermillonaria que tendrá repercusiones en la caja. Economía pregunta si se puede asegurar que este gasto fuerte de S/.280 millones mensuales solucionará el problema de la delincuencia. Si te voy a dar la plata, tengo derecho a preguntarte. Lo otro es que todo el personal policial de este gobierno trabaja en régimen normal, es una cantidad fuerte, entre 25 a 30 mil policías. Economía se pregunta qué pasará cuando se encuentren los dos regímenes en la misma comisaría. Yo gano S/.2.100 y tú S/.3.200 con el 24×24. Hacemos el mismo trabajo, ¿por qué vas a ganar más que yo? También quiero ese sueldo. Ahí comenzará un gran problema porque habrá descontento, es una bomba. El tercer problema es que la ley dice que toda la FF.AA. y la policía debe ganar el mismo sueldo. Todos comenzarán a reclamar.

¿Está entrampado?
No tanto, hay que buscarle la solución. El tema es hasta urgente, pero no puedo esperar que se solucione para actuar. He conversado con el ministro de Economía, con el presidente y estamos de acuerdo.

¿La adquisición de radios tetra es un trabajo de escritorio o de acción?
Eso es de escritorio. Yo soy un oficial del Ejército especialista en Telecomunicaciones. Nunca he hecho cursos de inteligencia. Tengo una maestría en la Universidad Villareal [no en otra porque no tengo plata para una privada]. Tenemos que culminar la compra de los terminales (radios), faltan 8 mil, e instalar antenas. El tetra es como el Nextel, puedes hablar por radio o por teléfono. En Lima son 17 antenas, faltan instalar cuatro. El gran reto es instalar antenas en todo el país. He hablado con el presidente sobre esto porque más me asusta este tipo de compras que luchar contra la delincuencia…

¿Tanto así?
Cuando se compran patrulleros o algo hay escándalos terribles. Le propuse al presidente para comprar de gobierno a gobierno…

Que también tiene sus bemoles…
Pero es más transparente. Me preocupa que digan que ha habido coimas porque yo, con lo poco que he ganado, he vivido siempre decentemente. No quiero coger un sol de nadie. Me considero una persona honrada y quiero seguir así. Al presidente le parece bien, será igual para los patrulleros. Estamos comenzando a trabajar esto con Francia…

¿Solo con Francia?
También con Corea, China y los norteamericanos. La interconexión está en Lima principalmente y no a nivel nacional.

Las comisarías están en un estado desastroso…
Hemos creado una comisión de infraestructura en el Ministerio del Interior, con capacidad de gasto. Antes cada comisaría hacía su requerimiento y demoraba…

No traerá corrupción…
Supervisaremos, pues tenemos que luchar contra la burocracia. La otra es seguir con esta y que no avancemos. Será gente que conozca de construcción, que haga sus contratos, sus gastos. Riesgo hay en todos sitios.

¿De verdad no recuerda la gestión de Fernando Rospigliosi?
No. Será porque soy militar y me fijo más en el Ministerio de Defensa. Él tiene derecho a opinar.
“La tónica para el ministerio será: se identifica el problema, busco la mejor solución y la aplico de inmediato. Las correcciones se hacen en el camino”.

Dijo que tiene un equipo de contrainteligencia para enfrentar la corrupción policial. ¿Terminará separando a toda la policía?
Espero que no. En la policía me conocen por las operaciones que hemos hecho con ellos contra la minería ilegal. He conversado con el personal subalterno. Los principales problemas son la corrupción por gasolina. También el “romper la pista”, los efectivos salen a una esquina, paran a los vehículos…

Y le dan una bolsa al comisario…
Regresan y reparten. Tres: los policías fantasmas en las comisarías. Nunca va, no lo conocen ahí. A fin de mes, del sueldo que cobra le da el 50% al comisario. Otra: se paga a policías en su día libre por el patrullaje a pie. Resulta que hay gente que no va y le dan una parte al superior. El otro día un patrullero inteligente pide coima a un conductor; como no tiene, le dan vueltas en el patrullero hasta que consiga. Está grabado. Los hemos separado. En general, si el jefe no sabe lo que pasa o le dan dinero, no merece ser jefe, por zonzo o por delincuente.

¿Saldrán todos los comisarios del país? Qué porcentaje de la policía…
No tengo estadísticas, pero sí se puede minimizar con estas acciones. La corrupción policial es fuerte, pero se puede manejar siendo implacables. Los oficiales que han salido están ‘muertos’, no tienen nada que hacer en la carrera. Los otros comisarios, si tienen fantasmas, ahorita están arreglando eso. El grupo de contrainteligencia trabaja en el ámbito nacional exclusivamente buscando estos casos…

¿No se corromperá?
No creo. Quien lo dirige es de mi absoluta confianza. Si se corrompe o me traiciona, ¡pucha!, ya no creo en nadie pues.

La extorsión en construcción civil campea…
Empresarios ponen en sus costos el pago a la extorsión de construcción civil, eso no se puede permitir. Hemos creado una dirección que se hace cargo exclusivamente de esto. Se ha desbaratado a dos bandas en Lima y estamos a punto de desbaratar a otra organización más grande.